Desde el basurero vol. 4: Charlie’s Angels

Desde el basurero vol. 4: Charlie's Angels

A muchos no les sorprenderá ver que un juego basado en una película hollywoodense haya alcanzado el privilegio de aparecer en tan distinguida sección. Y como ocurre con algunas desastrosas versiones electrónicas de superhéroes de historietas, el caso de Charlie’s Angels es igual de ingrato. Tengo que reconocer que las películas son tema desconocido para mí,  ya que mi escaso conocimiento únicamente me dice que se trata de una adaptación de la famosa serie de televisión de los setentas. Lamentablemente, el trabajo que se hizo para llevar a estas bellas angelitas a sus versiones consoleras fue de tan mala calidad, que en poco tiempo se convirtió en un bodrio que no se pudo salvar de las más despiadadas críticas.

Lanzado oficialmente en el año 2003 para PS2 y GameCube, Charlie’s Angels parecía alejarse por completo del guión que expusieron las dos películas que se filmaron, en los años 2000 y 2003, respectivamente, y protagonizadas por las angelicales Drew Barrymore, Lucy Liu y Camero Diaz. Es así que en el juego encarnamos a las tres investigadoras en una enrevesada e inconexa historia que gira alrededor de la desaparición de algunos famosos y ancestrales monumentos, incluida la estatua de la libertad. Es así que siguiendo la típica secuencia, Charlie llama a sus heroínas estrella para que hagan las averiguaciones respectivas y recuperen los objetos perdidos.

Desde el basurero vol. 4: Charlie's Angels

Siguiendo la usual mecánica de los juegos en tercera persona, las tres protagonistas cuentan con los acostumbrados movimientos de golpe, patada, bloqueo y una especie de salto que las deja suspendidas en el aire. Y ese es básicamente todo el arsenal de movimientos, aunque con el pasar de los niveles podremos acceder a nuevos tipos de movimientos como llaves y combos de golpes. Sin embargo la forma de jugar es horrendamente aburrida, ya que lo único que haremos será avanzar unos metros, luchar contra un número creciente de enemigos y esperar a que los molestos muros invisibles se quiten para seguir avanzando. Rara vez encontramos alguna caja para destruir o algún poder especial regado en el escenario, pero a grandes rasgos el juego tiene una inexistente interactividad con el entorno

Hablando de los enemigos, hay que recalcar que en el juego se incluye una amplia variedad de maniquíes para golpear: sacerdotes, mayordomos, sirvientas o trabajadores de la construcción son parte de la exquisita plantilla de enemigos, que constantemente estarán tras nuestros pasos intentando terminar con nuestra existencia. Claro que sobre este punto el juego nunca se molesta en aclarar el porqué de tanta violencia y persecución, dejando el apartado de la historia completamente en blanco. Tanto les costaba inventarse alguna rebuscada razón por la que nos ataca un mayordomo o un sacerdote? Ese es uno de los grandes enigmas de Charlie’s Angels y supongo que es algo que queda a la imaginación de cada jugador.

Pero la lista de distinciones de tan noble juego no termina ahí, pues nos hace falta repasar dos de sus mayores virtudes. Por un lado tenemos unos ángulos de cámara totalmente incómodos y de inesperada aparición, que a más de uno le hará lanzar algún vituperio en voz alta. Hay ocasiones en las que es simplemente incomprensible cómo es que se usaron ángulos tan cerrados y mal pensados, que no hacen más que entorpecer aun más todo lo que vemos en pantalla. Finalmente la cereza del pastel la ponen la infinidad de muros invisibles que abundan en los escenarios. Una práctica por demás molesta e irritante que asombrosamente es utilizada por una gran cantidad de juegos. No estoy seguro de si este título fue el primero en usarlos, pero definitivamente no le hace ningún bien a un juego que ya de por sí venía cojeando en sus demás planteamientos.

Y ya para no aburrirlos más, mejor lo dejamos hasta aquí. Lo cierto es que entre los videojuegos y Hollywood siempre ha existido una tormentosa relación y el presente juego es un claro exponente de aquello. Sin embargo, es una práctica que sigue siendo común en la industria hoy en día, aprovechar la popularidad de cierta película para promover algún videojuego defectuoso y mal hecho. Lamentable destino el de estas angelicales bellezas cuya imagen no bastó para salvarse de ser, merecidamente, uno de esos videojuegos que producen pesadillas, que por suerte no son recurrentes.

Desde el basurero vol. 4: Charlie's Angels

Anuncios

8 Comentarios

  1. Te aseguro que el juego hace justicia a las películas… Malas de narices XDD. Qué lástima, era la excusa perfecta para volver a ver un “yo contra el barrio” a lo Streets of Rage o Final Fight. Te digo yo que algo así, modesto pero bien hecho, hubiera tenido bastante mejor acogida. Pero es lo que tiene, captar a los desconectados del mundo para que compren una marca que sigue una moda pasajera.

    Al basurero y luego a la hoguera.

    • Es justo lo que pensaba, aprovechando la imagen de las tres actrices pudieron hacer un juego más que interesante. Pero es algo que pasa por lo general cuando se “adapta” una película reciente para que se comporte como un videojuego. Y claro, lastimosamente los resultados están a la vista…

¿Te gustó lo que leíste? Anímate a dejarnos tus impresiones y comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s