La Guerra Fría, tema de exploración videojueguil

La guerra fría, tema de exploración videojueguil

La temática bélica desde siempre ha formado parte integral de la industria del videojuego. Ya sea en forma de conflictos históricos o hipotéticas guerras del futuro, el componente bélico siempre ha estado en constante exploración por parte de los desarrolladores. No en vano hoy en día las franquicias que más venden se dedican de lleno al tema, siendo Call of Duty y todas sus entregas sus más visibles representantes.

Si damos un vistazo a la historia, nos encontramos con que la amemaza más reciente de un conflicto global, al estilo de las dos primeras Guerras Mundiales, fue la tristemente célebre Guerra Fría. Dicha guerra, que representó una rivalidad geopolítica sin parangón en la historia de la humanidad, siempre se desenvolvió con características y rasgos propios. Dicha amenaza constante de guerra se convirtió en una preocupación para el mundo entero, mientras las dos superpotencias ejercían una presión sin precedentes para evitar un nuevo conflicto armado.

Sin embargo, a pesar de las peculiaridades de dicho enfrentamiento, la cultura del videojuego se dio modos para recrear sus propias versiones de la Guerra Fría, tal como ya lo hicieron con otros conflictos de igual magnitud. Desde juegos de estrategia, pasando por FPS y simuladores, este enfrentamiento sirvió como preámbulo para crear grandiosas experiencias lúdicas.

Shadow President

Shadow President

Lanzado en en año de 1993, para computadores personales, Shadow President es un simulador geopolítico que explora muchos de los elementos propios de la Guerra Fría. El título nos pone en el papel del recién electo presidente de los Estados Unidos. Así mismo, otorga al jugador una serie de opciones para iniciar una agresiva campaña de dominación global. Por ejemplo, el juego permite al jugador manipular la situación política de otros países mediante el ofrecimiento de ayuda o usando una amenaza militar. Incluso tenemos la opción de utilizar arsenal nuclear para borrar a cualquier país que se oponga a nuestros planes de conquista. Sin embargo, todas estas decisiones deben pensarse detenidamente pues el juego toma muy en cuenta el factor popularidad, pues una acción polémica puede impedir que ganemos la próxima elección presidencial. Shadow President ofrece una forma muy particular de experimentar la Guerra Fría, siendo el jugador el responsable de las consecuencias de las acciones tomadas durante la partida.

Tropico

Tropico

Tropico inició su andadura a principios del milenio, ofreciendo un juego de simulación y administración en el que encarnamos al líder de una nación caribeña. La primera de sus entregas justamente toma elementos para construir una atmósfera muy similar a la que se vivía en plena época de la Guerra Fría, en la que El Caribe se convirtió en escenario de disputas debido al enfrentamiento entre Cuba y Estados Unidos. Durante el juego, parte de nuestras labores será la de construir un estado sólido en base a las exportaciones de nuestra “banana republic”. Así mismo, como líderes de la nación, podemos alinearnos con uno de los bandos al recibir ayuda externa ya sea de los Estados Unidos o de la URSS. Dicha decisión tendrá implicaciones directas sobre nuestro papel dentro de la Guerra Fría. En entregas posteriores, incluso es posible tomar acciones enmarcadas dentro del Comunismo o Capitalismo para poder mantener nuestro cargo de jefe supremo. Tropico ofrece también un interesante giro de tuerca al tema, pues está a nuestro cargo el involucrarse o no en dicho conflicto.

Metal Gear Solid 3: Snake Eater

Metal Gear Solid 3: Snake Eater

Metal Gear Solid 3 constituye la precuela de toda la saga Metal Gear, por lo que sus acontecimientos se sitúan directamente en plena época de Guerra Fría. En el juego tomamos el papel de Naked Snake, un ex miembro de las fuerzas especiales estadounidenses que también se desempeñó como agente de la CIA. Nuestra principal misión será la de detener a una facción roja antes de que estalle la tercera guerra mundial. Tomando elementos familiares de la saga como el sigilo e infiltración, dicho título ofrece una grandiosa recreación de la atmósfera que se vivía en época de Guerra Fría. Dado que tanto la URSS como los Estados Unidos se encontraban inmiscuidos en una guerra camuflada por acceder a la información del otro, la presencia de espías e infiltrados forma parte integral de la trama, pues el espionaje fue una de las características de la Guerra Fría. Usando este elemento y combinándolo con una historia llena de matices y eventos inesperados, Metal Gear Solid 3 construye una versión bastante realista de la situación y la pugna entre norteamericanos y soviéticos.

GoldenEye 007

GoldenEye 007

El espía por excelencia, aquel personaje que ha protagonizado tantas historias de espionaje y traición, sin duda representa mucho de lo que ocurría en el mundo durante los años de la Guerra Fría. Pero por otro lado, las andanzas de James Bond por consolas y computadores personales no siempre han obtenido el reconocimiento público. Uno de los pocos ejemplos que escapa a esta tendencia es la adaptación que se hizo de la película GoldenEye para los 64 bits de Nintendo. Enmarcada en plena época de hostilidades entre soviéticos y norteamericanos, la historia está llena de misterio e intriga, con espías que traicionan sus principios y cambian de bando y con escenarios cambiantes que nos llevan a recorrer Rusia, Monte Carlo y la selva cubana. GoldenEye 007 fue un juego que marcó época, al ser el primero que supo adaptar correctamente la experiencia de jugar un FPS en una consola de sobremesa. Muchos de pronto no entendimos del todo la trama cuando lo jugamos por primera vez, pero lo cierto es que el título explora la problemática de la Guerra Fría junto al icónico personaje de James Bond.

Battlezone

Battlezone

Durante la Guerra Fría se habló insistentemente del espacio exterior como un nuevo escenario de batalla, y ciertamente ambas potencias destinaron enormes cantidades de dinero para hacer investigaciones para desarrollar armas para ser utilizadas en el espacio. Battle Zone (al que muchos señalan como una secuela espiritual del Battle Zone de los ochentas) justamente se dedicó a explorar este tema, por lo que lleva el enfrentamiento hacia el escenario espacial. La carrera espacial se convirtió entonces en un mero pretexto para tener acceso a los recursos necesarios para llevar el conflicto hacia el espacio exterior. Ambos bandos descubren un nuevo metal que les permite construir armamento avanzado especializado. Gracias a su original planteamiento, Battle Zone permitía al jugador realizar acciones y maniobras nunca antes vistas como desplegar un escudo antimisiles sobre la faz de la Luna o acribillar una nave espacial en Marte. Battle Zone supuso una nueva forma de entender la Guerra Fría incluyendo novedades que lo hacían único en su estilo.

1 comentario

  1. Pingback: Los Recomendados de Otakufreaks (9) | Otakufreaks

¿Te gustó lo que leíste? Anímate a dejarnos tus impresiones y comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s