Oculus y Facebook, uniendo lo virtual con lo social

Oculus y Facebook, uniendo lo virtual con lo social

Todavía no termino de procesar completamente el anuncio de la compra de Oculus por parte de Facebook, el gigante de las redes sociales. ¿Una red social que adquiere una compañía de realidad virtual? Es algo que despierta dudas, y seguramente los aficionados no tardarán en hacer oir su voz de respaldo o rechazo.

El negocio se concretó una vez que Facebook acordó pagar la cifra de dos mil millones de dólares más un adicional de 300 millones en acciones siempre y cuando Oculus compla con “ciertos logros” (hitos).

Con tanto dinero de por medio, cabe preguntarse si esta adquisición de verdad es una buena inversión para la compañía de Mark Zuckerberg. Por un lado, este negocio representa un acceso inmediato a financiamiento fresco para esta start-up, tomando en cuenta que tanto Sony como Microsoft ya han nostrado interés en entrar a competir con sus propios dispositivos de realidad virtual.

Por el otro lado, nos encontramos frente a un concepto que todavía necesita muchísimas horas de trabajo y dedicación para poder convertirse en algo concreto y factible. Pero, con el acuerdo con Facebook, el nombre de Oculus seguramente estará en boca de todos. El problema es que una mayor exposición y relevancia no necesariamente se va a traducir en un producto de amplia aceptación en el mercado.

¿Un acierto o un error?

Oculus y Facebook, uniendo lo virtual con lo social

La opinión pública sobre Oculus se ha mantenido en buenos términos gracias a sus orígenes humildes en Kickstarter. A esto habría que sumarle el respaldo recibido por personalidades como John Carmack, lo que le ha permitido crecer en popularidad.

Lo mismo se podría afirmar de Facebook, cuando comenzó como un pequeño sitio web para estudiantes universitarios. Ambas marcas traen tras de si ese espíritu emprendedor que caracteriza a la industria tecnológica. Poco a poco esta red social ha pasado a dominar el panorama en Internet, con una masiva base de usuarios, aunque no se ha librado de tener también una gran cantidad de detractores.

La presencia dominadora y arrasadora del llamado “social media” se ha vuelto parte de nuestras vidas y posiblemente sus efectos han sido más negativos que positivos. No en vano, gracias a estas redes sociales se ha desarrollado la generación de los selfies. O la necesidad de publicar cada parte de nuestra rutina, por más mundana que pueda ser. O algo incluso más serio: los efectos adictivos y alienantes de usuarios que se conectan a Facebook durante todo el día.

Y eso es lo que convierte a este anuncio, descrito como el propio Zuckerberg como “conectar al mundo en formas completamente nuevas“, menos interesante que cuando se realiza un rediseño del sitio.

Hablando a título personal, lo que menos espero es ver que esa animosidad tan familiar y tan propia de Facebook termine afectando a un dispositivo tan prometedor. O, dicho de otra manera, no quisiera ver que Facebook estropee un proyecto tan interesante.

Problemas en el paraiso virtual

Oculus y Facebook, uniendo lo virtual con lo social

Siendo justos, el CEO de Facebook aclaró que el proyecto Oculus se mantendrá como una operación individual. manteniéndose en sus oficinas actuales mientras continúa con el desarrollo e investigación para su casco de realidad virtual. Pero está claro que Zuckerberg y los suyos tienen grandes planes para el dispositivo, sobre el que han dicho que tiene “el potencial para ser la plataforma más social de todas“.

Mencionó brevemente temas como deportes, educación, salud y compras como ejemplos de experiencias virtuales que podríamos experimentar si contamos con uno de estos dispositivos en casa. Esto efectivamente está en sintonía con los objetivos propios de Oculus Rift de llevar la realidad virtual hasta el hogar, pero la visión y la ejecución son conceptos totalmente diferentes.

Se entiende el interés de Facebook al hacer esta adquisición, pero viendo como ha ido evolucionando su omnipresente plataforma social, el futuro puede no ser tan promisorio. Sin embargo, hay que reconocer que esta noticia representa una mayor exposición para el tema de la realidad virtual, que posee un potencial enorme. Si esto significa que mucha más gente va a poder acercarse a lo que Oculus plantea, entonces puede ser algo positivo. Mientras las puertas se mantengan abiertas para que muchas más personas se involucren en el desarrollo, bienvenido sea. Pero no por eso dejo de tener mis serios reparos, especialmente por algunas movidas poco claras a cargo de Facebook.

¿Te gustó lo que leíste? Anímate a dejarnos tus impresiones y comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s